La Plata

La Iglesia no cierra sus puertas pese a la cuarentena

Pese al dictado obligatorio de cuarentena para impedir la expansión del coronavirus a lo largo del país, las comunidades eclesiásticas se ven obligadas a seguir llevando a cabo sus funciones para ayudar a las familias que no pueden generar ingresos económicos por cumplir el deber de quedarse en sus casas.

La Ciudad de La Plata registró solamente un caso de COVID-19 hasta el momento, pero la cuarentena obligatoria decretada por el Presidente de la Nación hizo que la mayoría de las familias deban resguardarse en  sus casas, incluso negando la posibilidad de ir a trabajar. Esta decisión, acertada por cierto, imposibilitó el ingreso económico de las familias que generan ganancias diarias a través de ventas en la vía pública, o incluso negocios en que sus dueños decidieron cerrar sus puertas para prevenir un posible contagio. Sin embargo, la solidaridad por parte de los vecinos y distintas comunidades siempre se hacen presente para sustentar a estas personas que no pueden, siquiera, mantener las comidas diarias.

El presidente Alberto Fernández el miércoles por la noche publicó un video en su cuenta de Instagram en el que distintos sacerdotes de la Iglesia Católica invitan a quienes vean a personas en situación de calle, se acercasen a las parroquias cercanas para así recibir ayuda.

En La Plata, el trabajo que llevan a cabo las distintas iglesias de la ciudad no cesa pese a la cuarentena. Muchas veces son criticadas por no abrir los templos para la gente en situación de calle, pero no se tiene en cuenta el voluntariado que ejercen diariamente para solventar a los más necesitados. Sin embargo, más allá de cada parroquia –o comunidad-, distintos movimientos pertenecientes a la Arquidiócesis de La Plata como Cáritas o las áreas de Pastoral Social no frenaron sus actividades para brindarles la cuota alimentaria a las familias que, en muchos casos, son su único sustento.

Cáritas Internacional es una organización sin fines de lucro, distribuida en 165 países en todo el mundo, y allí se vuelve a subdividir en diferentes localidades a lo largo y ancho del territorio. En CABA se lleva adelante pero no ocupa un rol fundamental en cuanto a la ayuda que brindan, como sí lo es en ciudades del Interior o en la misma Ciudad de La Plata, dónde son los mayores  distribuidores de alimentos a las Iglesias pero sin tener un papel protagónico.

“El año pasado, la organización acompañó a casi 5.000 familias durante todos  los meses, en estos momentos no tenemos un cálculo determinado, pero creemos que el número se mantuvo. Lo que hacemos es llevarles a cada parroquia perteneciente a la Arquidiócesis una cantidad determinada de alimentos para que cada comunidad lo distribuya como corresponde”, afirmó uno de los miembros del Equipo, Braian Pegue. Además agregó que el trabajo en este tiempo de cuarentena el Obispo Víctor Manuel Fernández pidió que no dejen de llevar adelante las actividades, y que mantengan el mismo compromiso. “Tomamos muchos recaudos, como la utilización de guantes, barbijos y constante lavado de manos para prevenir” detalló Pegue.

El Municipio brindó un galpón a la organización dónde almacenan todos los alimentos que Cáritas Nacional, el Ministerio de Desarrollo Social de la Provincia y Municipal entregan todos los meses para ser distribuidos. A mediados del año pasado, se firmó un convenio con Walmart, quienes todos los martes dan frutas, verduras y yogurts a una parroquia determinada para también repartirlas entre familias. Todas las Iglesias deben ir a buscar, en un turno determinado, la cantidad de comida pedida anteriormente y según las familias que forman parte de cada comunidad.

La Parroquia Cristo Rey ubicada en 81 y 8 bis, por ejemplo, tiene a cargo 102 familias en el que todos los días pasan a buscar una pequeña bolsa con alimentos. Desde la comunidad, quienes pidieron no revelar sus identidades, necesitan la colaboración de donaciones con elementos de higiene personal.

En este período de cuarentena, Cáritas firmó también un convenio con el Instituto Argentino de Desarrollo Económico y el Parlamento Internacional, para brindar cursos online a las personas que quieran aprovechar y adquirir nuevos conocimientos en el ámbito laboral. La inscripción es totalmente gratuita y se debe hacer vía internet. Una vez inscripto, vía mail se envía todo el material para que las personas lo adapten a sus horarios. Los cursos son de mantenimiento y reparación de motores, de calentamiento de agua vía energía solar, cursos de computación y manejo de Office, instalación de alambrados de campo, de pintura y peluquería. Por otro lado, a través de un tratado se acordó poner a disposición una propiedad de Cáritas hacia la Municipalidad de La Plata para alojar personas en situación de vulnerabilidad COVID-19. Aún no se utilizó, pero ya se encuentra disponible en caso de emergencia.

Por otro lado, las parroquias de cada barrio también siguen manteniendo sus puertas abiertas con las actividades de apostolado. La iglesia María Reina, en Ruta 11 y 604, desde hace cuatro años administran las donaciones del mes y las reparten todos los sábados al mediodía. Dolores Valenciano es una de las personas que asiste semanalmente y contó que con la pandemia generalizada, se vieron obligados a tener que ir cada 15 días, reduciendo la cantidad de voluntarios, pero sin cesar. “Armamos bolsas más grandes, como para que puedan abastecerse un poco más. Son 180 familias y en vez de que vayan a las 11 de la mañana, extendimos el horario para todo el día para que no se acumule gente”, dijo Valenciano. El Padre Andrés Magliano, Rector del Seminario San José y párroco de Nuestra  Señora de la Salud de Los Hornos se puso a disposición del Padre Cristian Gonzálvez, director de Cáritas La Plata para armar viandas para repartir a las familias, además de seguir entregando a las 300 familias que se acercan todos los días. Desde la comunidad de La Salud, Magliano también se contactarán con las familias a las que se le da apoyo escolar para que puedan retirar la bolsa de alimentos.

Desde Pastoral Social, una de las áreas además de Cáritas es Personas en situación de calle. Sebastián Iaconis es uno de los integrantes del grupo que también reparten viandas todos los lunes a las personas que viven en la calle o situaciones vulnerables. “No buscamos tomarlos como marginados de la sociedad, sino intentar que puedan salir adelante brindándoles nuestra ayuda. La comida de alguna manera es una excusa para poder generar un vínculo y así lograr acercarlos a pensiones, geriátricos o paradores para que puedan recibir al menos un plato diario”, afirmó Iáconis, quien además es un reconocido Youtuber católico en la ciudad. La Municipalidad les brindó un permiso a los voluntarios, pero reduciendo la cantidad de personas e impidiendo el mayor contacto con las personas vulnerables.

Todos los movimientos y parroquias son mantenidos a pulmón y la colaboración de parte de la comunidad. Ninguna recibe dinero mensual por parte del Estado, ni tampoco los párrocos de cada iglesia. La mayor parte del dinero que percibe la Arquidiócesis por parte del Gobierno –el llamado sueldo para los obispos- es distribuido entre las comunidades para comprar elementos de higiene y alimentos para repartir entre las familias. En estos momentos de mayor problemática a la hora de generar ingresos, desde Cáritas y las parroquias están pidiendo constantemente donaciones, no solo de dinero, sino también comida e higiene para repartir. Sumado a esto, voluntarios que quieran colaborar en los movimientos pastorales y difusión en los medios de comunicación, ya sea WhatsApp, y demás redes sociales.

Nota: Valentín Irisarri

Show More

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *